lunes, 9 de noviembre de 2009

Malena

Conocí a Malena en la Filmoteca Regional. La conocí en aquella época en la que trabajaba de prostituta y todos la llamaban “Ojos de fuego”. Ocurrió una noche en la que proyectaban Casablanca. Se me acercó y con una voz rota me susurró al oído que por tres euros me la cascaba y por cinco me besaba mientras lo hacía. Yo no quise probar sus labios. No sabré si fue por pena o porque sé de los peligros que esconden los labios tristes, pero sí disfruté de sus manos y de su aliento frío y perfumado, lo disfruté porque mientras me acariciaba fui presa de su mirada de fuego. Malena no siempre fue una puta triste, ella antes vivía en un pueblo del sur de Italia. Malena estaba casada y vivía feliz hasta que estalló la guerra y a su marido le dieron muerte en las trincheras. Malena se quedó sola. Malena era bella, tan bella que pronto fue odiada por todas las mujeres y deseada por los hombres hoscos del pueblo. Malena era un rayo de luz entre los refajos grises, era perfume entre paja y estiércol, Malena era feliz hasta que se acabó el dinero y tuvo que explotar su belleza. La podías ver paseando por los empedraos del pueblo o en las ensoñaciones masturbatorias de todos los mozos, la podías ver de boca en boca, de cama en cama, la podías ver pero nunca sería tuya porque Malena era mujer de un solo amor y su amor se consumió en la guerra. Malena tuvo que marcharse del pueblo después de recibir las pedradas de la envidia, se marchó a un lugar solitario, a un lugar donde sólo viajan las personas tristes y desechas. Se perdió en los cines donde rebuscaba el calor efímero de un extraño, donde pasaba las noches esperando aquel instante en el que le fuera pagada la deuda por ser tan bella. Malena nunca supo, o quizás sí, de que su esposo no murió en la guerra y que volvió al pueblo a buscarla pero ella ya no estaba, porque Malena se perdió en el cielo como lo hacen las nubes o la volutas de tabaco. Nunca le pagaron su deuda.

5 comentarios:

  1. aún no la conozco. intentaré hacerme un hueco para verla.
    un abrazo y felicidades a ti por este culturajo.
    claudia

    ResponderEliminar
  2. Hola Claudia! pues si tienes oportunidad de verla te la recomiendo, sobre todo si te gustan las historias de pueblos y de como la belleza puede ser un don muy destructivo. NO tiene desperdicio y si te gustó Cinema Paradiso (la historia es distinta pero mismo director)seguro que esta también te gusta.
    Seguimos leyéndonos.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. CULTURAJOS.
    Intentaré ver la peli.
    Salu2

    ResponderEliminar
  4. Gracias Dyhego por el comentario. Te recomiendo que la veas, tiene imágenes muy bonitas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar