viernes, 30 de abril de 2010

El poder de las palabras

Esa mañana de geranios rojos el niño aprendió que las palabras hacen cosquillas en el alma. Lo aprendió al escuchar a don Severiano, su profesor de literatura, recitar un poema de Machado. El niño no entendía lo que quería decir el poema pero vio a don Severiano reír. Todos los niños adivinaron su sonrisa entre los pelos de aquel gran bigotazo que lucía y después le oyeron decir: ¿Os dais cuenta? El poder de las palabras, de las palabras que hacen cosquillas, cosquillas en el alma. Todos los niños rieron también, como contagiados por aquellas palabras misteriosas.

25 comentarios:

  1. A mí me han hecho cosquillas tus palabras. Grande, amigo mío.

    Un abrazo.

    Jorge Andreu

    ResponderEliminar
  2. Tus palabras son un bálsamo al leerlas

    ResponderEliminar
  3. Joééé fumador, eres un romántico...
    Perich

    ResponderEliminar
  4. Gracias por tus palabras Jorge. Sé que tú conoces bien el poder de las palabras, que las utilizas como plumas para hacer cosquillas. Y lo haces como debe hacerse, con sangre y tinta.

    Muchas gracias de nuevo.
    Un abrazo camarada.
    Fumador.

    ResponderEliminar
  5. Y tus comentarios música para mis oidos, Madison.
    Un abrazo guapa.
    Fumador

    ResponderEliminar
  6. Esto va a ser la pierna querido Perich, de tanto tenerla en alto la sangre se me va para la cabeza y lo veo todo color rojo...jeje.

    Un abrazo.
    Fumador.

    ResponderEliminar
  7. Sí, las palabras hacen cosquillas en ocasiones, en otras dañan, en otras resbalan como la lluvia. Qué bonita entrada.

    ResponderEliminar
  8. Ramón, me gusta tu E acotada.
    Yo prefiero las palabras que dicen algo, no las vacias. ¿No te parece que en el mundo hay demasiadas palabras vacias?

    Hace tiempo, Perich me pasó un relato de Miguel Sanchez Robles, un escritor murciano (Caravaqueño), en el que las palabras comenzaban a desaparecer misteriosamente del habla cotidiana, hasta que la humanidad entera se queda sin palabras. ¿Qué hariamos entonces? Las palabras son necesarias pero siempre que provoquen cosquillas, lágrimas o simple indiferencia.
    Gracias por tus palabras Ramón.
    Un abrazo.
    Fumador

    ResponderEliminar
  9. ¿Te ha pasado a ti?
    ¿Eras el profe o el niño?

    Pequeña grandísima entrada.

    ResponderEliminar
  10. Seguido del complemento jeje. En cualquier caso tuvo que ser un verbo lo bastante gracioso como para hacer cosquillas...
    Un abrazo, Jesús.

    ResponderEliminar
  11. Por cierto Jesús, eres un truhán, te llevaste el último "Asoma tu adiós"... Ya verás como te pille con mi barba...jeje.

    ResponderEliminar
  12. Hola Blanco.
    La verdad es que no tuve suerte de ser el niño y todavía no he conseguido ser profesor pero si algún día lo consigo intentaré que mis alumnos sientan esas palabras que hacen cosquillas, cosquillas en el alma.
    Tengo pendiente la lectura de "Asoma tu adiós" he oido que está lleno de esas palabras.
    Muchas gracias por tu comentario
    Un abrazo.
    Fumador.

    ResponderEliminar
  13. Somos el resultado de nuestras palabras y de las de los otros. Qué duda cabe.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Es cierto, las palabras hacen cosquillas. Marie-Ange (a new fan)

    ResponderEliminar
  15. Tienes razón Mercedes, ya lo dijo alguién hace tiempo: Las palabras nos hacen esclavos.
    Por eso que sean bonitas, que nos hagan cosquillas...jeje.
    Un abrazo.
    Fumador

    ResponderEliminar
  16. Un honor tenerte por aquí Marie-Ange, y un placer sentir contigo las cosquillas de las palabras. ¿En francés hacen también cosquillas las palabras? seguro que sí.
    Un abrazo muy fuerte y muchas gracias por tu comentario.
    Fumador (Antonio)

    ResponderEliminar
  17. Fumador, cuando seas profesor no te dejes un gran bigote ni te llames Severo ni Severiano.
    A veces leo poemas en idiomas que no conozco, me gusta cómo suenan. Es algo parecido a lo que les ocurrió a esos niños.
    Has escrito un texto que nos hace pensar en algo que a todos nosotros nos gusta: El poder de las palabras.
    Un abrazo.
    Recuerdos a Perich. Otro abrazo para él.

    ResponderEliminar
  18. Thornton, de momento llevo barba y pelo crespo, lo del bigote no creo que nuca suceda...jeje.
    Muchas gracias por tus palabras.
    Un abrazo.

    pd. Le daré un abrazo a Perich de tu parte.
    Fumador.

    ResponderEliminar
  19. La frase "el poder de las palabras" suele significar "la potencialidad" de las palabras. Pero creo que,efectivamente, poseen poder, en su significado más concreto, como el poder que ejerce un tirano, el poder que ejerce una multinacional, el poder que ejerce un padre sobre su hijo, el poder que ofrece el dinero, el poder de un terremoto, el poder de un maestro sobre sus alumnos, el poder de un juez sobre la historia... Poder significa que se hace lo que uno dice y que eso que se hará, porque uno lo dice, generará consecuencias en otros. Como el poder de la palabras. La poesía, la literatura, pero también el marketing, la publicidad y , cómo no, la política
    ¡salud Culturajos!

    ResponderEliminar
  20. Estoy de acuerdo Hablador pero gracias a dios también disponemos de la discursión como lucha entre palabras, poder contra poder, sílaba contra sílaba. Aunque claro, finalmente uno de los bandos sale vencedor y acaba imponiendo su palabra. Pero por lo menos hay lucha. Y ahora me pregunto: Si las palabras ejercen su tiranía sobre nosotros ¿Qué sucede con los errores de pronunciación? ¿Qué papel ejerce la nasalización o la velarización de los fonemas? ¿No serán la pequeña revolución contra el imperio de las palabras? Bueno... mejor lo dejo.
    Muchas gracias por tu comentrario.
    Un abrazo.
    Fumador

    ResponderEliminar
  21. Fumador, estás que te sales, y yo que me alegro y me pongo más contenta que unas pascuas.
    Besos desde la clausura.

    ResponderEliminar
  22. Qué alegría recibir palabras tuyas Isabel, hada madrina. Espero que la clausura sea provechosa y reconfortante. Ya me contarás.
    Muchas gracias por tus palabras amiga, hablamos pronto.
    Un besazo.
    Fumador.

    ResponderEliminar
  23. Pues sabes qué Fumador, creo que lo de los cosquilleos es en el mundo "ideal" de la literatura pero ya sabemos que también, las palabras forman cicatrices, abren heridas...las palabras arman y desarman. En el contexto actual, las palabras hacen también cosas mucho más serias que cosquilleos.
    (pensamiento diurno tras haber caído, una vez más, en ese gran autor de mi biblioteca, Jorge Semprun).

    ResponderEliminar
  24. Sam, soy consciente de la crudeza que pueden tener a veces la palabras, del dolor que causan, de las heridas...pero las palabras también pueden hacer cosquillas, hacernos sentir bien, curar heridas. Todo depende del contexto en el que las encuentres o decidas buscarlas.
    Seguro que Jorge Semprun también te ha producido pensamientos que hacen cosquillas.
    Muchas gracias por tus palabras y por compartir tus pensamientos nocturnos. Un placer.
    Abrazos.
    Fumador.

    pd. Sam, tócala otra vez. jeje.
    Otro abrazo.

    ResponderEliminar